Una flor colombiana en Japón

Piper Pimienta, el reconocido cantante de Salsa de la década de los setenta, hizo bailar a Colombia al ritmo de “Las caleñas son como las flores”. Cómo olvidar la famosa estrofa: “…contoneando llevan su cintura, ellas mueven las caderas como los cañaverales”. Pues bien, cuatro décadas después, una exuberante morenaza vestida con un traje de lentejuelas, sigue dándole la razón a Pimienta.

Ella es Beatriz Tabima, mejor conocida como Betty, una bailarina profesional de Salsa cuyo ritmo de caderas y de pies, deja boquiabierto hasta al más indiferente.
Cuando se sube al escenario se transforma. Deja de lado a esa dulce y sencilla joven, que no usa maquillaje ni tacones, para convertirse en una fiera del baile, sensual y bella como ella sola, cuyo profesionalismo y destreza le han valido varios reconocimientos internacionales.

IMG_8369

Nació hace 27 años en la ciudad de Cali (Colombia) y aunque se destacó como una bachiller brillante, no le alcanzó la media beca universitaria para estudiar enfermería. La situación económica en su casa nunca fue fácil, así que muy pronto desistió de la idea de ingresar a la universidad, y decidió dedicarse a lo que más le gusta y mejor sabe hacer: bailar y enseñar a bailar Salsa.

La pasión de Betty por la Salsa ha estado presente desde que ella tiene uso de razón. Y es que cuando se vive en una ciudad como Cali, donde se respira Salsa, y hasta el más simple de los encuentros termina en baile, es difícil no sentirse contagiado.

IMG_8375

Apenas tenía 9 años cuando su sabia tía Luz Dary insistió para que la matricularan en la academia caleña de salsa Nueva Dimensión. El talento natural de Betty, sumado a su tremendo deseo por ser la mejor bailarina, la llevaron a convertirse en instructora de salsa a los 16 años, a ocupar los primeros lugares en el Mundial de Salsa de Cali, y a participar en la convocatoria que la traería a Japón -como profesora de una academia nipona de Salsa- a los 19.

IMG_8370

Lleva 8 años en el país del sol naciente, y si juzgamos por su trayectoria, parece ya toda una veterana. Ha participado en el Festival de Salsa de Seúl en tres oportunidades, en el Festival de Salsa de Hong Kong, en el Congreso Mundial de Salsa de Los Ángeles y en múltiples ocasiones, en el Congreso Mundial de Salsa de Japón.

IMG_8374
Ya es reconocida en Asia como una brillante bailarina, y junto a su pareja de baile, providencialmente de nombre Beto, hacen una espléndida dupla que no para de participar en eventos, presentaciones y congresos, y que está enfocada en enseñarle a bailar Salsa a decenas de niños y adultos japoneses que cada domingo tratan de descifrar ese contoneo de caderas de los colombianos.

IMG_8371

Si hay alguien a quien le queda bien puesto el nombre es a ella. Beatriz significa “portadora de felicidad”, lo cual se evidencia con el aplauso y la alegría de su público. Y aunque en el escenario pisa con paso firme, fuera de él vuela soñando. Betty sueña con comprarle una casa a su mamá, sueña con conformar una familia, pero sobre todo sueña con tener su propia academia de baile para poder seguirle mostrando a los nipones por qué las caleñas son como las flores. 🌸

4 comentarios en “Una flor colombiana en Japón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s