Las caderas no mienten

Luchadora y talentosa. Pasó de integrar un mariachi en su tierra natal, a convertirse en una de las más prestigiosas maestras de violín clásico del conservatorio de música de Singapur.